BIENVENIDO A CHILE!!!.... Recuerde NO usar zunga!!!

12.02.2016 20:51

 

Quienes usamos zunga sabemos muy bien que nuestro traje de baño rara vez pasa inadvertido para el resto de la gente en Chile y en especial para nuestros parientes, amigos y conocidos quienes son precisamente los que están compartiendo una tarde de playa o piscina con nosotros.

Más tarde que temprano los comentarios llegan, Algunos se manifiestan a favor y otros en contra del uso de esta prenda, y finalmente el zunga en Chile pasa a ser “Tema”......

......Pero, ¿Qué pasa cuando llega la hora de cambiarse? y ¡¡¡SORPRESA!!!.. ¡Coincidentemente Más de un solo Chileno en la reunion usaba zunga y no lo sabíamos!.

 

Algo así me pasó hace ya como 15 años atrás en una tarde de acampada en la playa entre varios amigos, cuando llegó la hora de ir ponerse el traje de baño para entrar al agua tanto mi amigo Miguel como yo usábamos zunga cuando ambos pensábamos que seriamos el único en usar esta prenda entre el grupo de amigos.

Sin embargo esta extraña coincidencia tenía una explicación lógica, ambos habíamos pasado una reciente temporada en el extranjero y claramente usando zunga. Por mi parte yo había pasado mis vacaciones universitarias trabajando en el extranjero (Miami) y por su parte nuestro amigo Santiaguino había vivído desde su niñez en Venezuela donde el uso de zungas era común y masificado.

 

Claramente al pasar el rato y ante el clima tan distendido y relajado con el tema “zungas” (porque éramos dos y no solo uno en esta prenda) entonces aparecen las preguntas de los demás y las respuestas y las anécdotas de Miguel y mías con respecto al traje de baño. Incluso uno de nuestros otros amigos confesó que a él le gustaría usar zunga pero no se había atrevido por pudor mientras que otro aseguró que el antes usaba zunga también (aunque yo no se lo creí).

Esta es una de las anécdotas que Miguel nos contó precisamente con respecto a la aceptación y no aceptación del zunga en Chile cuando recién iniciábamos el nuevo milenio (año 2001 más o menos)...................

 

 

Viví toda mi adolescencia y juventud en Venezuela, país donde no se si por la moda o la época, eran otros tiempos, que el uso de trajes de baño tipo zunga era muy común a todo nivel y en todas las edades, tanto que en las piscinas era de uso obligatorio. Claro que no se conocía como zunga, simplemente “traje de baño” o a lo más le decían “tanga” cuando eran muy chiquitos y extremadamente rebajados, pero esos (tangas) no los usaba cualquiera. Además viviendo en un país tropical crecí siendo un aficionado a la playa. Con buen clima todo el año y viviendo cerca de tanta naturaleza, disfrutábamos del río, playas, piscinas cualquier día del año, sin necesidad que fuera feriado largo o vacaciones. Cuando llegué a Chile el cambio fue brusco, mucho mas trabajo, vacaciones muy cortas, viviendo lejos de la playa, poco tiempo libre, ¡En fin!, Chile estaba mucho más alejado del traje de baño (zunga) y la desnudez cotidiana como muy comúnmente se vivía en Venezuela a fines de los 90’s.
 
Recién llegado y mientras viví con mis familiares éstos ya me habían advertido que “¡Acá en Chile no puedes usar eso!”, “¡Acá en Chile no puedes hacer esto otro!”, “¡Acá en Chile es mal visto hacer esto otro!”, “¡Aquí no estamos en Venezuela!”, “¡Eso será allá, pero aquí no!" . Por eso había dejado de usar mis trajes de baño y la mayoría pasaron a convertirse en calzoncillos, lo cual terminó dañándolos debido a la lavadora, los detergentes, etc. y  otros quedaron relegados al fondo del cajón. Durante ese tiempo de adaptación a la “restrictiva vida chilena” hice una concesión ante la intimidación constante de mis parientes y sólo empecé a usar zungas más anchos del tipo bóxer, ¡y aun así me cuestionaban!, aunque pese a cuestionarme muchas veces me justificaban ante el resto diciendo cosas como “¡Es que él viene de otro país!”.

Después con el tiempo me di cuenta que muchas de las cosas que siempre me decían que “¡Aquí en Chile esto no…. y tal…!” no era como ellos creían, las cosas habían cambiado ya estábamos en otros tiempos. Así que al final ya no los escuche más, además ya tenía más de 30 años como para estar obedeciendo al pie de la letra a mis tíos y primos por lo que luego de un tiempo volví a mis zungas tropicales como a mí me gusta.

Tiempo después me fui a vivir a un condominio en Ñuñoa donde había una pequeña piscina, la cual siempre yo veía solitaria (seria por mi horario de trabajo). La piscina funcionaba entre las 10 de la mañana y las 8 de la tarde y yo salía a las 6:30 de mi trabajo, así que los meses de verano “volaba” de la para alcanzar a llegar a casa y poder estar aunque fuera  una hora en el agua antes que llegara alguno de los conserjes a sacarme de la piscina, porque ya había que cerrar pese a que en verano aun continuaba el sol y hace calor a la hora de cierre de la piscina.
Generalmente a esa hora ya no quedaba nadie en la piscina  por lo que podía bañarme tranquilamente con toda la piscina para mi solo.

 

Estando una vez en el agua se acercó uno de los conserjes y me dijo:
- Oiga no puede bañarse así.
- ¿Por qué? – le dije yo, en lugar de decirle ¿Así como?, y me salí del agua. – Pero si todavía no son las 8-  le dije haciéndome el leso.
- No. Es que llamaron para decir que se estaban bañando en calzoncillos-  me dijo así como mirando para el lado.
- No aquí no.- le dije yo -Yo estoy con traje de baño, ¡Mire!- le dije y le mostré el cordón de la cintura y una parte del forro interior, para que viera que no era un calzoncillo.
Y medio avergonzado el conserje me dijo: - Nooo. Nada, es que una vecina… pensaba que se estaba bañando en calzoncillos. No se preocupe. Siga no más- y luego se retiró.

Claro debe haber sido porque justo estaba usando un típico traje de baño de natación  negro entero, sin franjas a los lados, y el logo de Speedo ya estaba casi borrado, porque ese traje de baño lo tenía hace varios años.
Esa fue la única vez que alguien me dijo algo. Nunca tuve ningún problema con nadie. ¿Sería quizás que nunca antes tuve problemas porque casi nunca había nadie en esa piscina que me haya visto en zunga más que algunos niños jugando eventualmente?.

 

 

..............Cuando mi amigo Miguel me contó esta anécdota (y luego al recordarla años después) no dejaba de pensar en todas las paranoias que se tejen alrededor del zunga en nuestro país. Y como las personas suelen proyectar todas estas paranoias, inseguridades y  miedos personales en otros.

"¡Mejor tapate!, ¿Qué pensarán de TI las OTRAS PERSONAS si te ven en zunga?" Es una pregunta bastante retorica y cargada de metalenguaje que muchos pueden hacerte, ya que aunque la función primaria de esta pregunta es intimidarte para que tapes y te “vistas” sin embargo el mensaje encriptado en esta pregunta es otro: “¿Qué pensarían ellos de sí mismos (los detractores de tu zunga) si alguna vez se deciden ellos mismos a usarla?”, Porque si te lo están preguntando a ti es porque ni siquiera ellos mismos saben cómo deberían reaccionar ante un simple y pequeño traje de baño que en otras latitudes no despierta paranoia freudiana alguna .......como si sucede en Chile.

 

 

-Otras Anécdotas "De" Y/O "Por" Juan:


---------------------------------------------------------------------------
 

¿Tienes una historia en zunga entretenida, divertida, impactante, motivadora, extraordinaria, original, sin igual y/o liberadora que hayas vivido y que siempre quisiste contar?

Escríbenos a yousozunga@gmail.com a nuestra nueva sección de ANECDOTAS EN ZUNGA y uno de nuestros corresponsales zungueros publicará tu anécdota.

--------------------------------------------

 

Si quieres leer mas anécdotas de Zungueros Chilenos haz Click AQUÍ.

---------------------------------------------------------------------------