PASEO DE FIN DE AÑO EN ZUNGA: Entre broma y broma… La verdad asoma. Una anécdota de Gabriel Figueroa, por Luis Peñaloza.

02.02.2015 19:57

La siguiente es la transcripción de una conversación zunguera que sostuve nuevamente con nuestro amable y siempre bien dispuesto amigo Gabriel Figueroa, dueño de Poss´e ltda.
Entre medio de muchos temas de conversación relacionados al uso del zunga, surgió el siguiente relato, una anécdota bastante decidora de la mentalidad chilensis respecto al traje de baño ajustado y la relación con su propio cuerpo. Esta es la historia, espero la disfruten:



“A finales del año 2014, me invitaron al paseo de fin de año de una de mis hijas, un paseo de todo el día, con asado, deporte, y piscina, para distender el año, y compartir con los niños y los apoderados.


Todo bien, entretenido, rico asado en el almuerzo, y en la tarde, una pichanga de fútbol para moverse un poco. Terminamos bastante acalorados, entonces, lo que viene, obvio, LA PISCINA!!!


Yo, como siempre, debajo de mi short deportivo, un bóxer, porque ya no uso bermudas, por principio para mí son incómodos y demasiado grandes, siempre mis baños son en bóxer…


Entonces, como para mí es algo totalmente natural, me saco el pantalón deportivo para tirarme a la piscina, y guaa! Todas las miradas sobre mí, en el instante! Yo en cierta manera estoy acostumbrado, así es que me dio lo mismo, aunque igual da lata porque empiezan los murmullos, los comentarios… a modo personal, creo que es parte del doble estándar del chileno, ese cartuchismo falso, de querer mostrar una imagen tan tradicional y apegada a la moral, cuando en realidad cada uno vive la vida como se le da la gana… aunque a medio filo, medio tapado…


Bueno, me tiré a la piscina, a disfrutar con los otros apoderados, y de ahí, fui el centro de la atención y de las tallas durante toda la tarde…. Bien al principio, no hay problema, pero después ya me empecé a tostar, con tanta insistencia, y en especial un apoderado que se puso más cargante y “jugoso” con las bromitas…


Finalmente, medio enojado ya, le digo “en el auto tengo varios, si eres tan gallito a ver si te atreves y te pones uno”…. Plop!  Y le fui a buscar!!!
En paralelo, mientras yo estaba en la piscina, se comenzaron a acercar las esposas de los apoderados a mi esposa, no para criticarla, sino para preguntarle donde compraba esos trajes de baño, que estaban bonitos, se ven bien… parece que incluso algunas mandadas por sus propios maridos, le preguntaban el precio y el lugar para comprarle a ellos!


Mi amigo tallero, si bien se resistió en un principio, no pudo quedar menos ni poco agallado (cayó en su propia trampa…jajaja), así es que terminó poniéndose uno, y bañándose en bóxer igual que yo… Y SE ACABARON LAS TALLAS!!! Terminó diciéndome si se lo regalaba!!! Ahí vino la mía: “no po´h compadre, yo los vendo porque yo mismo las hago, así es que si la quieres, son 15 mil nueve noventa”… así es que finalmente me las pagó, se quedó con ellas, feliz…


Y lo más entretenido, es que a la semana siguiente, llegaron a la sala de ventas 5 o 6 apoderadas a comprarle trajes de baño a sus maridos, algunos incluso más rebajados!!!”

 


Al oír esta historia, yo me preguntaba: ¿no tienen tiempo los varones, es un regalo de sus esposas, o derechamente no se atreven a ir a comprarlos ellos mismos?
Incluso más allá… ¿siempre quisieron usar, y no lo hacían porque no se atrevían?
Quizás un buen número de personas necesiten siempre alguien que primero de la pauta, para después atreverse a hacer algo que desean…

 

 

-Otras Anécdotas "De" Y/O "Por" Luis:

 

¿Quieres conocer más anécdotas de otros zungueros? Solo has click AQUÍ.

______________

¿Tienes una historia en zunga entretenida, divertida, impactante, motivadora, extraordinaria, original, sin igual y/o liberadora que hayas vivido y que siempre quisiste contar?

Escríbenos a yousozunga@gmail.com a nuestra nueva sección de ANECDOTAS EN ZUNGA y nuestro corresponsal zunguero Luis Peñaloza publicará tu anécdota.

-------------------------------------------------------