ZUNGA, DESNUDEZ Y PATERNIDAD: No hay nada de malo ni dañino que niños y niñas vean a sus padres u otros adultos en zunga.

01.07.2014 03:25

Zunga, desnudez y paternidad: No hay nada de malo ni dañino que niños y niñas vean a sus padres u otros adultos en zunga.


Crecer y desarrollarse en un ambiente donde la desnudez es vista como algo natural es muy saludable para los hijos ya que permite a los niños interpretar el cuerpo humano como algo hermoso que se debe reconocer y cuidar, lo que derivará en que estos niños reafirmaran positivamente su autoestima sin sentir “culpas” o “tabúes” sobre su propio cuerpo durante sus distintas etapas del desarrollo psicológico, físico y sexual ya que cuando nuestros hijos aprenden a “reconocer su cuerpo” aprenden también a protegerlo, disfrutarlo, respetarlo y compartirlo adecuadamente (según el contexto y su propia edad o etapa de la vida)


En este contexto muchas veces algunos zungueros o incluso algunos hombres adultos que gustarían usar zunga pero aun no se atreven a hacerlo, constantemente se preguntan si es correcto o no es correcto vestir sus pequeños trajes de baño en las playas y piscinas donde hay niños, ya sea que estos sean hijos de otros bañistas, sus propios parientes menores de edad o incluso sus propios hijos. La pregunta tiene sentido si pensamos que se está pensando en “un bien mayor” es decir la integridad de los niños.


Es importante entender que para que nuestros hijos entiendan la desnudez de sus padres como algo Normal y Saludable es primordial que los mismos padres sientan y perciban su propia desnudez (domestica o social) como un acto normal y saludable sin sentir vergüenzas y culpas de estar desnudo (o disfrutar estar desnudo) en el hogar , en la playa o disfrutando de un día de calor con muy poca ropa o con un diminuto zunga (incluso completamente desnudos), ya que los niños perciben esta incomodidad, y por cierto, si nuestros hijos perciben que nos encontramos incómodos desnudos o semidesnudos ellos interpretaran la desnudez como algo “malo y vergonzoso” de vivir, observar y experimentar.

ZUNGUERO CHILENO. José, papá zunguero disfrutando de la desnudez del zunga en solitario como también junto a sus hijos. Para que los niños interpreten la desnudez de los adultos como algo normal y saludable es importante que los mismos padres hayan aceptado su propia desnudez sin tabúes ni trancas frente a sus hijos.

 

 

ZUNGUERO CHILENO. Papá zunguero disfrutando junto a su hijo del saludable placer de estar sin polera en la calle de su barrio, como también utilizando muy confortablemente un pequeño calzoncillo de baño en la playa.

 

 

ZUNGUERO CHILENO. Papá zunguero disfrutando junto a sus hijos (niño y niña) en la playa con total normalidad.

 

ZUNGUERO CHILENO.  Papá zunguero disfrutando de la desnudez del zunga junto a sus hijos. Para que los niños interpreten la desnudez de los adultos como algo normal y saludable es importante que los mismos padres hayan aceptado su propia desnudez sin tabúes ni trancas frente a sus hijos.

 

ZUNGUERO CHILENO.  Papá zunguero disfrutando de la desnudez del zunga tipo boxér junto a sus hijos en un playa del trópico. En la actualidad es cada vez mas fácil viajar al extranjero a destinos donde la desnudez masculina es muchísimo más tolerada que en Chile. Muchos hombres chilenos únicamente pudieron cumplir el sueño de usar zunga en estos destinos turísticos, donde además la experiencia les corroboró que no hay nada de malo ni extraño en desnudarse como tampoco nuestros hijos sufren algún daño si nos ven desnudos.

 

Esto explica en gran parte el “porque” en países donde el zunga es una prenda popular muy usada los niños no presentan mayores trancas con el minúsculo traje de baño, sin embargo en países como el nuestro, donde la desnudez es “castigada socialmente” los niños crecen en un ambiente donde el cuerpo humano se llena de “morbo”, los niños crecen recibiendo información que el cuerpo masculino desnudo es “malo” y como resultado los adultos comienzan a taparse más de la cuenta, los niños perciben entonces que “taparse es bueno” y las niñas que no están acostumbradas a ver hombres semidesnudos muchas veces quedan “shoqueadas” al ver un hombre semidesnudo en una playa o piscina, y si es en zunga mucho peor, ya que este traje de baño deja en evidencia algo que las niñitas no tienen y que muchas no han visto nunca, es decir UN PENE.


No es menos importante entender que la desnudez es sumamente saludable y beneficiosa para el ser humano, tanto para su bienestar físico, psicológico como sexual, por consiguiente cuando nuestra sociedad castiga el desnudo comienza a privar a las personas de experimentar actividades que nos generan bienestar, los niños de manera natural sienten placer cuando los bañan o les cambian de ropa al momento de estar desnudos, si comenzamos a enseñares desde pequeños que la desnudez se vuelve “mala” cuando ellos alcanzan la adultez, entonces convertiremos a nuestros niños en “adultos trancados” como ocurre actualmente en Chile.

 

Es importante señalar que muchos varones mayores de edad al momento de independizarse y comienzan a vivir solos o con sus parejas, en la intimada del hogar comienzan a practicar la saludable practicar del desnudo domestico. Si viven solos no hay de quien ocultarse, y si por el contrario están viviendo con sus parejas es el propio marco de la intimidad la que los hace sentirse muy seguros con su cuerpo desnudo junto a alguien con quien comparten la vida marital que lógicamente incluye la actividad sexual.
Muchas veces los hijos tardan en llegar pero la costumbre del desnudo en casa queda y esta práctica es tan agradable (estar desnudo) que la interrogante de “¿tendré que empezar a vestirme en casa?” es una pregunta que muchos varones se hacen cuando nacen sus hijos o en la medida que estos van creciendo.

 

 

Muchos hombres antes que lleguen sus hijos están muy acostumbrados al desnudo domestico que cuando finalmente sus hijos nacen siguen manteniendo la saludable y placentera costumbre de estar desnudos en casa.

 

Muchos hombres se acostumbran tanto al desnudo en la intimidad familiar que no temen a quitarse la ropa junto a su familia en la intemperie en compañía del núcleo familiar junto a su pareja e hijos.

 

 

ZUNGUERO CHILENO. Muchos hombres que cultivan el desnudo domestico adquieren tanta confianza en si mismos que no tienen mayores problemas en usar un zunga.

 

Es también importante entender que el ser humano de manera NATURAL pasará por distintas etapas durante los años en que este se está desarrollando, es así como un niño “inocente” sentirá mucho placer en su más tierna infancia estando desnudo, en otros momentos la desnudez le será completamente indiferente (la disfruta pero no la racionaliza) como también momentos en su vida donde la desnudez le resultará algo bastante y complicado y vergonzoso como lo es la pubertad. Superada la pubertad el joven ya está “sexuado” y es completamente normal que la desnudez le satisfaga sexualmente en algunos momentos o en muchos momentos, ya que no necesariamente estar desnudo obedece a sensaciones sexuales. es en este momento donde haber crecido en un ambiente saludable en relación al cuerpo se manifestara positivamente, ya que si su desarrollo ha sido saludable el joven después de la pubertad se reencontrará con el desnudo de manera natural para disfrutarlo en su amplio espectro, sin embargo si el joven ha sido sometido a ideas moralistas y represivas es muy posible que este sienta la desnudez como algo malo y vergonzoso y quizás nunca se “reencuentre” con su desnudez, a esto se le llama “trancas sexuales”, lamentablemente en una sociedad trancada sexualmente como la nuestra (chilena) nos aleccionan para creer que estas trancas (que no nos permiten vivir plenamente) serian engañosamente formas de educación, clase, moralidad, buen gusto o “sentido de la ubicación”.


Las etapas sexuales según Freud:
Según el doctor Sigmund Freud, considerado el padre de la psicología moderna los niños desarrollan su sexualidad en distintas etapas durante su niñez, es importante saber reconocerlas para entender el “cómo y cuándo” es “bueno” o “malo” que los niños experimenten la propia desnudez o interactúen con la desnudez de terceros de manera saludable y que fortalezca su desarrollo como individuos y por el contrario no les afecte negativamente. Recordemos que el hecho que a un niño le moleste la desnudez en algunas etapas es un hecho normal durante su desarrollo, sin embargo cuando esta molestia se transforma en rechazo o “furia” hacia el desnudo por más tiempo del que se consideraría normal y el cuerpo se convierte en tabú ya podríamos estar empezando a observar un trauma con respecto al cuerpo humano y esto podría ser una señal de una psiquis NO saludable, con alguna tranca sexual o patología psicológica.


-Fase Oral (0-18 meses): Durante la fase oral el niño siente la necesidad de obtener alimento y explorar el mundo que los rodea. Sus habilidades escasas se centran en explorar el mundo a través de la boca, succionan con ella los pechos de su madre para alimentarse, se chupan el dedo y se llevan cualquier objeto a la boca para chuparlo o morderlo. Durante esta etapa y como es obvio los niños no distinguen entre una persona “desnuda” o “vestida”, sin embargo disfrutan mucho el estar desnudos ya sea durante el baño o en las mudas de ropa, y el contacto “piel con piel” ya sea con la madre y con el padre, esta etapa es muy beneficiosa para desarrollar los lazos de cariño y de confianza entre los progenitores y el bebé.

 

La desnudez y el contacto “piel con piel” es muy saludable para la construcción de relaciones entre padres e hijos durante los primeros meses de vida del bebé.

 

Mauricio, Un papá chileno que cultiva el saludable habito de estar descamisado en casa y dormir desnudo cuando hace calor.

 

ZUNGUERO CHILENO.  Papá zunguero en la playa junto a su pequeño hijo en la Fase Oral. Durante esta etapa los niños no distinguen la diferencia si sus padres están desnudos o vestidos, es por esta razón que muchos padres no se cuestionan mayormente si es “correcto o incorrecto” estar desnudos frente a sus hijos.

 

 

-Fase Anal (18-36 meses): El niño comienza a controlar sus esfínteres, y esta etapa es fundamental para que más adelante abandone el pañal para cambiarlo por su nueva ropa interior de tela (calzoncillos). Durante esta etapa el niño comienza a manifestar la necesidad de explorar su propio cuerpo y tocará con mucha frecuencia sus genitales. Los cambios de ropa y el desnudo entonces se les hace muy agradable y son motivos de enorme felicidad y placer en un contexto de inocencia infantil.

 

Pedro, un joven padre que cultiva el "desnudo domestico" con total naturalidad junto a sus pequeños hijos. Durante los 18 meses y los 3 años los niños disfrutan mucho el estar desnudos por consiguiente no desarrollan molestia alguna si sus padres están acostumbrados también a estar desnudos o semidesnudos en casa.

 

-Fase Fálica (3-6 años): A esta edad los niños comienzan a sentir curiosidad por “el cuerpo ajeno” y al iniciar la etapa de la exploración sexual le gusta “tocar” a los demás y ser “tocados”, se muestran desnudos con total inocencia e intentan observar como son las otras personas cuando están desnudas, comienzan también a realizarle preguntas a sus padres sobres las diferencias entre los órganos sexuales del hombre y de la mujer como también sobre el embarazo. Esta etapa es de gran importancia en el desarrollo sexual  de cara a la vivencia adulta de la sexualidad ya que comienzan a asumir ciertas nociones y actitudes sexuales a partir de las respuestas y actitudes de sus propios padres y como estos reaccionan ante la etapa sexual del niño, ejemplo de esto es si los padres comienzan a decirle a los niños que “tocarse es sucio”, “estar desnudo es sucio”, “usar zunga es sucio”, “el pene es sucio”  sus mismos padres estarán trancando a sus niños y es probable que en el futuro estos niños inhibirán su sexualidad.

 

ZUNGUERO CHILENO.  Papá zunguero disfrutando en zunga junto a su pequeño hijo menor de 3 años.

 

 

ZUNGUEROS CHILENOS. El verano del 2012 en la comuna de Pedro Aguirre Cerda el famoso camión de Google Street View captó a un joven padre y su pequeño hijo disfrutando felices en zunga. En la etapa entre los 3 y los 6 años es muy normal que los niños disfruten mucho estando desnudos y cuando papá cultiva el mismo saludable hábito de la desnudez en cierta forma contribuye a no transmitirle trancas sobre su cuerpo desnudo. Si quieres saber más sobre el carrito de google que captó a esta familia haz click AQUÍ.

 

ZUNGUEROS CHILENOS. Papá en zunga tipo bóxer junto a su pequeño hijo en zunga también.

En la etapa comprendida entre los 3 y los 6 años es muy normal que los niños disfruten mucho estando desnudos y cuando papá cultiva el mismo saludable hábito de la desnudez en cierta forma contribuye a no transmitirle trancas sobre su cuerpo desnudo e incluso con sus propios hábitos el padre incentiva a sus hijo a seguir manteniendo sus costumbres de desnudo domestico (o recreacional en playas, bosques, parques, etc.)

 



-Fase de Latencia (6-12 años): En esta etapa comienzan a surgir las nociones de pudor, intimidad, vergüenza y privacidad.  En esta etapa el niño comienza a sentir y experimentar las sensaciones que lo hacen identificarse como “un ser individual”, en esta etapa el niño gusta disfrutar de su propio espacio (su pieza, su cuarto, su cama, sus objetos, su ropa, etc.) comienzan a comprender y asumir su propio cuerpo y a entender la diferencia entre un hombre y una mujer y nociones de “diferencia de roles”. Es importante en esta etapa desmitificar los “roles de género” para no crear hombres machistas.

 

ZUNGUERO CHILENO. El pequeño niño se siente muy a gusto disfrutando sin polera al igual que su papá, ya que en la etapa de la latencia el niño comienza a identificarse a sí mismo “como hombre”. En un ambiente donde el desnudo masculino es normal y papá no tiene tranca alguna con su cuerpo desnudo es altamente probable que el niño se sienta muy a gusto practicando la desnudez y no sienta vergüenzas de usar muy poca ropa o incluso un zunga (tipo boxer u otro) como en la fotografia.

 

Es importante entender que machismo no es solamente el acto de someter a la mujer, el machismo también conlleva una serie de actitudes que disminuyen y limitan al hombre en sus libertades. En la sociedad actual chilena por ejemplo se considera normal que la mujer use ropa corta (muy corta) en verano, pero se considera “no tan bueno” un hombre en zunga, con shorts muy cortos o descamisado (poco hombre). Esta tranca con respecto a la virilidad y el desnudo aunque masificada en Chile es reciente (desde los 90’s mas o menos), si desmitificamos el desnudo en esta etapa lograremos tener nuevas generaciones más libres y menos trancadas. En efecto ridiculizar a un niño que gusta del desnudo en esta etapa corresponde a una “violencia sexual” en el sentido que les estamos creando trancas, por consiguiente decirle a un niño que un adulto desnudo, descamisado o en zunga es “un poco hombre” o un “cochino o degenerado” también es una forma de violencia, en cierta forma si como adulto notamos que nosotros mismos de adultos tenemos trancas sexuales es un acto poco noble transmitirles nuestras trancas, limitaciones e infelicidad a los niños para amargarles la vida (y la sexualidad)

 

Es muy normal que los niños gusten disfrutar de un día soleado sin polera durante el periodo de Latencia y además ellos quieran identificarse con hombres adultos. Si los adultos cultivamos el saludable habito de descamisarnos y no nos avergonzamos de nuestro cuerpo los niños entre los 6 y 12 años crecen viendo la desnudez masculina como algo saludable y normal y no desarrollan trancas con respecto a su cuerpo. Es así como por ejemplo practicar algún deporte sin polera en plazas, parque y canchas se convierte en algo muy saludable ya que esta actividad se desarrolla al aire libre, a vista de todos, no hay “clandestinidad” por consiguiente los niños interiorizan en ellos que el cuerpo no es algo vergonzoso que hay que esconder.

 

 

Cuando los niños crecen en sus casas mirando a los adultos como sus padres, tíos, abuelos, hermanos, etc. disfrutando del desnudo sin tabúes ni vergüenzas, estos niños gustan también experimentar el hábito de la desnudez sin vergüenza alguna durante la etapa de latencia.

 

 

ZUNGUERO CHILENO. Que desde su adolescencia gusta estar descamisado a la intemperie como por ejemplo en el antejardín de su propia casa, utilizó zunga también en su juventud y hoy convertido en padre de familia sigue cultivando el saludable habito de estar semidesnudo en casa ya sea en el patio, almorzando o descansando. Su hijo mayor por su parte en la etapa de la Latencia comienza a imitar el mismo hábito de estar descamisado en casa al igual que su padre sin ningún tabú, vergüenza ni temor.

 

ZUNGUEROS CHILENOS. Papa zunguero que cultiva el saludable habito de estar sin camisa en casa durante los días de calor. Su hijo acaba de entrar en la etapa de la latencia tambien gusta estar sin polera desde siempre, y tambien gusta vestir un pequeño zunga al igual que su papá.

 

ZUNGUEROS CHILENOS. Papa zunguero que cultiva el saludable habito de estar sin camisa en casa durante los días de calor. Su hijo mayor que acaba de entrar en la etapa de la latencia se siente muy orgulloso de vestir un pequeño zunga tipo bóxer al igual que su papá que usa zungas tipo deportivo.

 

ZUNGUEROS CHILENOS. Papa zunguero que cultiva el saludable habito de estar sin camisa en casa durante los días de calor. Su hijo mayor que acaba de entrar en la etapa de la latencia se siente muy orgulloso de vestir un pequeño zunga al igual que su papá.

 

 

ZUNGUEROS  CHILENOS . Papá zunguero e hijo zunguero. Es completamente normal que los niños en la época de la latencia quieran estar y disfrutar desnudos. Si el padre, es decir “El modelo masculino a seguir” no muestra trancas con su cuerpo desnudo y disfruta con mucha felicidad y espontaneidad de la desnudez frente a sus hijos entonces estos decodifican la desnudez como “algo bueno” y también la disfrutan, creciendo así con una mentalidad mucho más saludable.

 

ZUNGUEROS CHILENOS: El niño en la edad de la latencia se siente FELIZ y orgulloso de ser zunguero como su papá, así como también aspira a ser tan grande y fuerte como el algún día.

Si el padre no muestra pudor con respecto a su cuerpo desnudo y proyecta ese bienestar y agrado al usar poca ropa, entonces los niños en la edad de la latencia decodifican que su natural gusto por estar desnudos es entonces natural, común y positivo, ya que “papá también disfruta de lo rico que es usar poca o nada de ropa”.

 

ZUNGUEROS CHILENOS. Patricio en zunga y su hijo en zunga. Cuando los niños en el periodo de la Latencia observan a sus padres o “modelos masculinos a seguir” sin trancas con su propio cuerpo (en zunga por ejemplo) estos niños decodifican la desnudez del hombre como saludable, normal y masculina y aprenden a disfrutar de la “desnudez” sin mayores trancas.

 

 

ZUNGUEROS CHILENOS. Cuando los papas se siente bien estando desnudos y muy a gusto con ellos mismos desnudos o usando un zunga por ejemplo, esto es muy positivo tanto para ellos como para sus hijos en la etapa de Latencia, ya que los niños perciben que estar a gusto con el cuerpo es positivo al igual que como lo disfrutan sus propios padres.

 

ZUNGUEROS CHILENOS. Antonio junto a su pequeño hijo ambos en zunga. Cuando un padre vive la desnudez como algo normal sus hijos la decodifican como algo propio de la masculinidad y aprenden a disfrutarla y no desarrollan miedos patológicos ni a la desnudez como tampoco al zunga. Si quieres conocer la historia de zunguero de Antonio has click AQUÍ.

 

ZUNGUEROS CHILENOS. Papá junto a su pequeño hijo ambos en zunga. Cuando un padre vive la desnudez como algo normal sus hijos la decodifican como algo propio de la masculinidad y aprenden a disfrutarla por lo tanto no desarrollan miedos patológicos ni a la desnudez como tampoco al zunga.

 

ZUNGUEROS CHILENOS. Luis después de muchos años decidió finalmente cumplir su viejo y postergado sueño de usar zunga. Hoy su pequeño hijo también viste la prenda con total normalidad y ambos la disfruta sin tabúes. Si quieres conocer la historia de Luis has click AQUÍ.

 

ZUNGUEROS CHILENOS: Estar con la menor cantidad de ropa posible es una situación altamente agradable y placentera para los hombres que nos atrevemos a experimentar la desnudez. Cuando un padre no tiene complejos en disfrutar del desnudo (en zunga por ejemplo) junto a sus hijos varones en la edad de la latencia, este simple y olvidado accionar contribuye a generar y fortalecer los lazos de cariño y confianza entre padre e hijo, ya que ambos logran “identificarse” el uno con el otro como por ejemplo, en aquella capacidad de disfrutar y ser feliz con algo tan simple como estar desnudo.

 

ZUNGUEROS CHILENOS: Al niño en la edad de la Latencia poco y nada le importa que sus amiguitos usen bermudas. El es feliz usando zunga como su papá lo hace, porque para el niño en la edad de la Latencia su papá es su verdadero superhéroe.

Cuando un padre con hijos varones en la edad de la latencia no sufre pudor alguno de disfrutar desnudo (o de usar zunga), entonces sus hijos no desarrollarán vergüenza a su propia desnudez y por consiguiente no se privarán de disfrutar del agradable, saludable  y placentero acto de estar con poca o ninguna ropa.

 

ZUNGUEROS CHILENOS: Padre e hijo usando zungas tanto en Brasil como en Chile (Papudo). Cuando los niños nacen y crecen en lugares donde la desnudez masculina es normal (como en Brasil por ejemplo), estos niños crecen sin miedo a experimentar el saludable y gratificante acto de usar poca o nada de ropa pues decodifican la desnudez como normal, común y frecuente. Sin embargo en países como el nuestro, donde la desnudez masculina es menos frecuente, estos mismos niños pueden desenvolverse con total normalidad disfrutando de la desnudez si su figura masculina más directa (en este caso el padre) tampoco demuestra vergüenza o incomodidad estando semidesnudo, completamente desnudo o utilizando un reducidísimo zunga como en este caso.

 

Es importante también señalar que en esta etapa los niños pueden sentir “incomodidad” si sus padres tienen la costumbre de estar desnudos en casa, es en esta etapa donde es importante reforzar el concepto de “mi cuarto NO ES tu cuarto”, “mi cuerpo NO ES tu cuerpo”, “Mi espacio físico NO ES tu espacio físico” (algunos espacios físicos SI son de todos pero NO todos) así el niño entenderá que si le disgusta ver a sus padres desnudos, estos (sus padres) tienen todo el derecho de desnudarse en sus propia casa así como el tiene todo el derecho de estar desnudo en su propio cuarto si él lo desea, como también cada quien tiene “derecho a taparse” o cubrirse en su propia casa o en su propio cuarto sin que otro le censure. Es importante en esta etapa que los padres sepan respetar el espacio físico de sus hijos como los niños el de sus padres, aprender por ejemplo que si una puerta está cerrada (de un cuarto o habitación) esta debe ser golpeada antes de entrar y esperar que alguien les indique que ya pueden pasar ya que precisamente en esta etapa se refuerza la diferencia entre lo intimo y lo público, es así como un padre puede estar desnudo en casa si gusta hacerlo, pero si sus hijos comienzan a sentir pudor los padres deben tener el cuidado de “no ser invasivos” pero en ningún caso dejar de estar desnudos en casa si ellos están a gusto y tienen la costumbre. Es el momento donde las distancias se deben respetar, pero los caprichos o inseguridades de uno no deben mermar las libertades del otro.
En la medida que respetamos adecuadamente el espacio físico y el área intima de nuestros hijos y ellos respetan nuestro espacio físico y el área intima de nosotros estamos enseñándoles entre otras cosas respeto a sí mismos, pero también esta es la etapa donde reforzamos en ellos la delgada línea que diferencia “una caricia” de “un manoseo”, una “abrazo paternal” de un “intento de seducción” de un depredador sexual mal intencionado. Es importante esta etapa para entender que proteger a los niños NUNCA debe significar “trancarlos con respecto a su propio cuerpo” (pues si hacemos eso estos niños de adultos no tendrán una vida plena) sin embargo si existen los limites. ¡Los padres ponemos los límites! pero también respetamos los límites de nuestros hijos y ningún otro adulto puede traspasar esos límites.



-Fase Genital  (adolescencia): Cuando termina la fase de latencia comienza la adolescencia en la pubertad. Esta comienza entre los 12 o 13 años pero en algunos casos se podría atrasar o adelantar. En esta etapa el cuerpo del joven ya esta sexuado y las hormonas han comenzado a generar cambios físicos en ellos como también psicológicos. En esta etapa aparecen las fantasías sexuales consientes, la actividad masturbatoria y el interés sexual genital. El aparato reproductor está creciendo, comienzan a aparecer las características sexuales secundarias como el vello púbico y las erecciones se hacen constantes. Es completamente normal que los jóvenes en esta etapa sientan pudor con respecto a su cuerpo desnudo, ¡es más! muchos adolecentes comienzan a ser mas pudorosos que antes en esta etapa ya que con la presencia de las hormonas sexuales (testosterona y sus derivados) el cuerpo se excita con facilidad ante los estímulos táctiles. Desnudarse durante la pubertad ya sea completamente o quitarse la polera (o usar un diminuto zunga) puede convertirse en un excelente método para desahogarse del calor veraniego que además desde la pubertad se ve aumentado con el calor producido por las hormonas del propio cuerpo, sin embargo muchas veces el pudor hace que los adolecentes estén menos llanos a desnudarse ya que la misma desnudez (o incluso solamente la idea de estar desnudo) puede convertirse en una fantasía y estimulo sexual, por consiguiente muchos jóvenes deciden no desnudarse nunca en público. En el contexto del uso del zunga esta prenda tiene mayor connotación erótica, ya que precisamente el zunga deja en evidencia las redondeces del aparato reproductor masculino que en cierta forma se ha convertido en “el juguete nuevo” durante la pubertad que además ahora ha cambiado, ha cambiado su tamaño, ha cambiado su aspecto (vello púbico) y por cierto se ha vuelto muy propenso a las erecciones, para muchos adolecentes el propio cuerpo desnudo causa pudor ya que desnudarlo en cierta forma puede interpretarse como una forma de “delatarse a ellos mismos”, delatar los cambios físicos que este está teniendo, delatar las constantes erecciones o delatar incluso el deseo o la fantasía de desnudarse o el placer que se siente al desnudarse cuando nuestro cuerpo ya está “invadido por las hormonas” que en cierta forma hablaría ya y le “gritaría a los cuatro vientos” sobre nuestro despertar sexual (y por cierto la “vergonzosa” práctica del onanismo)

ZUNGUERO CHILENO. Mientras el pequeño niño en la “Fase de la Latencia” continua utilizando el cómodo y fresco zunga, sin embargo sus amigos mayores en la “Fase Genital” (adolescencia) han decidido todos ellos abandonar el zunga y utilizar desde ahora en adelante los incómodos bermudas debido a la vergüenza que les genera tener ahora un cuerpo sexualmente sensible. Muchos de ellos justificarán su decisión de usar bermudas bajo el argumento de que el bermudas hasta mas debajo de las rodillas “está a la moda” y/o que supuestamente el bermudas “es mas cómodo”.

 

ZUNGUERO CHILENO: Papá en zunga junto a sus hijos en la playa. Si nos fijamos el hijo menor, en edad de la Latencia, gusta estar sin camiseta igual que su papá e incluso hace el mismo gesto con sus dedos que hace su padre.

Por su parte el hijo mayor en plena adolescencia no solamente utiliza un enorme bermudas a diferencia de su padre, sino que además NO se atreve a andar cómodamente sin polera como su padre y su hermano menor debido a los cambios físicos y psicológicos que generan nuestras hormonas durante la pubertad.

 

ZUNGUERO CHILENO: Padre adulto en zunga junto a su hijo adolecente que usa bermudas.

Cuando los hijos varones alcanzan la adolescencia este tipo de imágenes se vuelve MUY frecuente, ya que los hombres mayores sienten mucho placer estando desnudos sin culpas ni vergüenzas, mientras que los adolecentes se vuelven muy vergonzosos con respecto a su cuerpo ya que las hormonas provocan intensas sensaciones también cuando se desnuda el cuerpo.

 

ZUNGUERO CHILENO: Padre adulto en zunga junto a su hijo adolecente que usa bermudas en la piscina Antilén.

Cuando los hijos varones alcanzan la adolescencia este tipo de imágenes se vuelve MUY frecuente, ya que los hombres mayores sienten mucho placer estando desnudos sin culpas ni vergüenzas, mientras que muchos adolecentes se vuelven muy vergonzosos con respecto a su cuerpo durante esta nueva etapa en sus vidas.

 

ZUNGUERO CHILENO: Un hombre adulto y padre de dos hijos jóvenes. Como es fácil constatar el padre ya mayor viste su zunga tipo bóxer con total tranquilidad y naturalidad frente a su núcleo familiar (como debe ser). Sin embargo sus hijos que se ya se han enfrentado a la adolescencia no se sienten cómodos con un reducido traje de baño y prefieren usar holgados y enormes bermudas que “camuflen” su masculinidad.

 

ZUNGUERO CHILENO: Papá señor ya mayor que sin problemas se quita la camiseta en la naturaleza y además usa un cómodo zunga tipo bóxer mientras que su joven hijo además de usar un enorme bermudas hasta mas debajo de las rodillas ni siquiera se quita la camiseta por puro gusto a no ser que sea estrictamente necesario (nadar).

 

 

ZUNGUEROS CHILENOS. Pese a tener un padre zunguero y un tío zunguero este adolecente comienza a sentir vergüenza de usar un diminuto calzoncillo de baño a partir de la pubertad y prefiere un largo y holgado bermudas, incluso siente vergüenza de estar cómodamente descamisado cuando NO está dentro del agua.

Durante la pubertad la desnudez NO comienza a ser desagradable, muy por el contrario ahora es doblemente estimulante ya que las hormonas convierten al cuerpo en un vehículo de placer sexual, sin embargo este mismo cambio a muchos adolecentes los hace ser mas pudorosos con su cuerpo.

 

ZUNGUERO CHILENO: Papá en zunga y sin polera en Brasil junto a sus dos hijos varones en la edad de la pubertad que no solamente no se atreven a usar zunga, sino que además, a diferencia del padre, ellos NO se atreven a quitarse la camiseta  si no es estrictamente necesario.

 Es más común que los niños desarrollen el gusto por el zunga como imitación del padre en la época de la Latencia pero no así en la Pubertad donde muchos adolecentes se ponen más pudorosos con el propio cuerpo, sin embargo esto no significa que los adolecentes sientan necesariamente pudor con el cuerpo ajeno y que incluso consideren normal que cualquier otro hombre use zunga.

 

ZUNGUERO CHILENO. Pese a tener un padre zunguero este adolecente comienza a sentir vergüenza de usar un diminuto calzoncillo de baño a partir de la pubertad y prefiere usar bermudas, incluso algunas veces siente vergüenza de estar cómodamente descamisado.

Durante la pubertad la desnudez NO comienza a ser desagradable, muy por el contrario ahora es doblemente estimulante ya que las hormonas convierten al cuerpo en un vehículo de placer sexual, sin embargo este mismo cambio hormonal a muchos adolecentes los hace ser mas pudorosos con su cuerpo.

 

ZUNGUERO CHILENO. Papá zunguero que muy orgulloso posa vistiendo un diminuto calzoncillo de baño, sin embargo su hijo adolecente No se atreve a vestir un zunga y por el contrario utiliza el más amplio y largo bermudas que pueda vestir ya que el joven se encuentra en la Fase Genital y por consiguiente se siente inseguro y algo avergonzado de las nuevas sensaciones que experimenta su cuerpo ahora de adolecente.

 

ZUNGUERO CHILENO: Padre adulto en zunga tipo boxer y sin polera juagando a las paletas  junto a su hijo adolecente que usa bermudas y no se atreva q quitarse la camiseta.

 

ZUNGUERO CHILENO: Mientras el ex arquero Nelson Tapia disfruta muy a gusto del soleado día en zunga y sin polera su joven hijo por el contrario no se atreve a vestir la cómoda prenda y prefiere un largo y grueso bermudas, mas aun, incluso le avergüenza o no se atreve a quitarse la camiseta.

 

ZUNGUERO CHILENO: El cantante y animador de TV Luis Jara después de lograr bajar de peso ha decidido por fin comenzar a usar zunga. Sin embargo NINGUNO de sus dos hijos adolecentes tiene el coraje de usar el cómodo y revelador “calzoncillo de baño” y visten sus enormes, largos y holgados bermudas.

 

 

-El Varón Joven (12-25 años): El Varón Joven NO ES una etapa freudiana, sino mas bien corresponde a una de las distintas etapas sexuales del hombre (Varón Joven (12 a 25 años), Adulto Joven (25 a 30 años), Adulto Maduro (30 a 55 años) y Adulto Mayor (55 años hasta su muerte).
El Varón Joven es la etapa que se vive entre la adolescencia y la post adolescencia y se caracteriza por una gran potencia sexual sin control, el exceso de energía sexual que produce erecciones involuntarias y poluciones nocturnas donde además se hace muy frecuente el onanismo. En esta etapa la gran mayoría de los jóvenes busca “perder la virginidad” y generalmente lo logran antes de los 18 años.  En esta época los jóvenes responden instintivamente a los estímulos eróticos (El instinto va mas allá de lo racional) y es por este mismo motivo que el joven comienza a re-descubrir la desnudez ya que en cierta forma pierde el pudor al desnudo y al sexo ya que esta etapa “hay libido de sobra” pues biológicamente los hombres necesitamos copular muchas, muchas veces para que la hembra humana logre un embarazo exitoso y así perpetuar la especie, este es el motivo biológico de la excitación sexual desbordada en los jóvenes, y para que el joven tenga biológicamente tantos coitos como le sea posible conseguir este debe superar su “vergüenza a su propio cuerpo” (entendamos que estamos hablando desde un punto de vista biológico y no necesariamente moralista o de cómo se construye una sociedad moderna).
 Si el joven se ha desarrollado sanamente en una sociedad o en un hogar donde no se le han inculcado trancas sexuales durante su desarrollo sexual freudiano, el muchacho en esta etapa volverá a quitarse la camiseta en los días de calor, comenzara a practicar el habitado de dormir desnudo y comenzara a tener una sana y armónica relación con su cuerpo y su sexualidad, si por el contrario ha crecido o se ha desarrollado en una sociedad castradora, moralista y represiva es probable que el joven tarde en superar cada etapa o peor aun desarrolle “trancas sexuales”. Es importante entender que las sociedades tienen distintas relaciones con el desnudo, es decir hay sociedades más represivas y otras menos represivas, como también hay momentos históricos en las distintas sociedades donde un zunga se considera normal como otras etapas donde la desnudez o semi-desnudez si bien es cierto puede ser “legal” aun así es mal vista (ejemplo en Chile el zunga NO ES ilegal, no hay leyes que lo prohíban, pero para gran parte de la sociedad chilena el zunga es “obsceno” o por lo menos ver un hombre en zunga incomoda a muchos)

ZUNGUERO CHILENO Junto a su joven hijo y su nuera. Mientras el padre del joven, un hombre ya mayor se atreve a usar su zunga tipo bóxer sin ningún problema en la piscina en frente de su hijo y su nuera, sin embargo su joven hijo prefiere utilizar un incomodo, ancho y largo bermuda hasta más abajo de las rodillas ya que el joven aun no logra superar la vergüenza de su cuerpo desnudo heredada desde la pubertad en adelante. El padre a diferencia de su hijo ya la superó satisfactoriamente y queda demostrado al atreverse a usar un pequeño y ajustado zunga estilo bóxer.

 

ZUNGUERO CHILENO: Mientras el padre, un hombre ya mayor se atreve a usar su zunga tipo bóxer sin ningún problema , sin embargo su joven hijo prefiere utilizar un incomodo, ancho y largo bermuda hasta más abajo de las rodillas ya que el joven aun no logra superar la vergüenza de su cuerpo desnudo heredada desde la pubertad en adelante. El padre a diferencia de su hijo ya la superó satisfactoriamente y queda demostrado al atreverse a usar un pequeño y ajustado zunga estilo bóxer.


Con el paso de los años el joven seguirá creciendo, conociéndose y experimentando distintas situaciones en su vida, la libido no estará ausente de ella pero cobrará un abanico de posibilidades mayores y distintas y ya no será la libido sinónimo único de sexo. Carl Gustav Jung definía la libido como “Una Fuerza Vital Transmutable”, es decir la misma energía que ocupa nuestra potencia sexual se transmuta y canaliza para poder por ejemplo apasionarnos con un proyecto, un ideal, algun deporte, el arte, etc. Nuestra energía entonces va mas allá del mero sexo y el desnudo deja de ser solamente una forma de expresión del sexo.

 

Cuando los hijos jóvenes han crecido y se han criado en un ambiente que ha respetado cada una de sus etapas del desarrollo sexual, estos muchachos durante la etapa del “varón joven” cultivarán la saludable costumbre de la desnudez domestica sin tabúes vergüenzas ni trancas, pudiendo estos relacionarse con mucha normalidad y felicidad entre parientes como padre y hermanos donde la desnudez se vive como “algo inherente a masculinidad”.

 

 

ZUNGUERO CHILENO. Que gracias a haber crecido en un ambiente donde no se le inculcaron trancas con el cuerpo, hoy convertido en un “Varón Joven” disfruta mucho de la desnudez ya sea vistiendo zunga igual que su padre o disfrutando de la desnudez ya sea domestica o a la intemperie sin experimentar este vergüenza alguna con respecto a su cuerpo.

 

 

ZUNGUERO CHILENO. Que gracias a haber crecido en un ambiente donde no se le inculcaron trancas con el cuerpo, hoy convertido en un “Varón Joven” disfruta mucho de la desnudez, ya sea vistiendo un zunga o disfrutando de la desnudez ya sea domestica o a la intemperie sin vergüenza alguna de su cuerpo.

 

ZUNGUEROS CHILENOS. Padre e hijos zungueros. Mientras el hermano más chico utiliza un enorme bermudas y no se quita la camiseta pues la pubertad lo hace sentir intenso pudor, por su parte los dos hermanos más grandes en la edad de “Varón Joven” se atreven utilizar sus pequeños y cómodos zungas sin pudores pues ya superaron tempranamente el pudor debido a que fueron criados en un ambiente saludable con respecto a la sexualidad masculina.

 

 

 

 

-Un ejemplo de cómo la seguridad hacia el propio cuerpo desnudo se transmite de padres a hijos.

El siguiente es un ejemplo de un Joven chileno que no desarrolla inseguridades ni tabúes con su cuerpo ya que durante su adolescencia cultivó el placentero y saludable habito de disfrutar de la desnudez desde el hogar paternal como por ejemplo estar descamisado en casa,  descamisarse en la intemperie y realizar distintas actividades físicas sin camiseta y por supuesto también usa zunga. El habito del desnudo claramente lo adquirió de su padre quien también era muy llano a disfrutar del desnudo y de la zunga. Posteriormente, convertido el mismo en padre de familia  el continua experimentando el desnudo con total normalidad. 

Chileno actualmente en la edad de “Varón Joven” que desde la adolescencia y hasta la actualidad cultiva el gusto de descamisarse al aire libre.

Desde la adolescencia también y hasta la actualidad cultiva el agradable y saludable hábito de estar sin polera en el hogar hasta la actualidad. Para lograr ese grado de confianza en sí mismo con el cuerpo semidesnudo se necesita haber crecido en un ambiente familiar paterno donde no existen trancas sexuales con respecto al cuerpo propio y el del resto del clan familiar.

También gusta practicar y entrenar sus deportes cómodamente sin polera.

ZUNGUERO CHILENO.  ADEMÁS ES ZUNGUERO!!, Claramente al haber crecido en un ambiente donde el cuerpo desnudo masculino no es un tabú el se convirtió en zunguero y disfruta alegremente de la prenda masculina mas desnuda que existe (el zunga).

Hoy el ya es padre de familia y continua practicando el saludable habito de estar sin camisa en casa. Con este sencillo habito domestico su hijo con el paso de los años tampoco desarrollará inseguridades con su cuerpo durante sus etapas del desarrollo.

 

……Y como era de suponerse, su padre también era zunguero!!!!.

ZUNGUEROS CHILENOS.  Padre e hijo. El mismo joven zunguero del set de fotografías anteriores. Como podemos ver el padre del joven también es zunguero. Cuando los padres no tienen trancas con su propio cuerpo desnudo ellos al experimentar la desnudez propia le transmiten a sus hijos adolecentes “la idea” que en experimentar las gratificantes sensaciones de estar desnudo o usar poca ropa no hay nada de malo ni de qué avergonzarse. Aquí podemos ver como el padre que también es zunguero fue quien en cierta forma contribuyo no temiéndole a su propio cuerpo desnudo que su hijo antes adolecente pudiera disfrutar su desnudez durante la adolescencia y hoy pueda seguir disfrutándola sin culpas como “Varón Joven” en esta nueva etapa de padre de familia y así el saludable ciclo se repite.

 

El desnudo es una experiencia normal y cotidiana muy agradable de vivir. Desnudos nos bañamos, cuando nos cambiamos de ropa también nos desnudamos. Muchos hombres también nos desnudamos para capear el calor, para no ensuciar nuestra ropa al hacer trabajos pesados y  otros tantos también nos desnudamos para dormir como también para realizar otras tantas y diversas actividades de nuestro diario vivir.


Un hombre adulto que ya ha madurado física como psicológicamente hablando puede diferenciar con mucha facilidad entre el acto de realizar un “desnudo erótico” (cuya función es específicamente obtener gratificación sexual) y entre realizar un “desnudo funcional” (para bajar el calor sin polera, sin nada de ropa o en zunga por ejemplo) sin embargo un hombre maduro sabe que aunque "sexo y desnudo" no son lo mismo, también este hombre maduro sabe que el solo hecho de desnudar nuestro cuerpo para bajar el calor veraniego podría despertar en nosotros los hombres el deseo sexual (desde la pubertad en adelante) en algunas ocasiones, en muchas ocasiones, o inclusive en todas o casi todas las ocasiones, y que esta reacción NORMAL de nuestro cuerpo depende de cada persona en particular.

 

Así como hay hombres que se enojan con mayor facilidad, así como existen hombres que se ponen alegres con mayor facilidad, así mismo también existen hombres que se excitan sexualmente con mayor facilidad, regularidad, intensidad y frecuencia con estímulos tan simples, normales, cotidianos y saludables como por ejemplo vestir un pantalón corto, desabotonar nuestra camisa o quitarnos la camiseta durante un día de calor.

 

 A algunos les ocurre con muchísima más facilidad (excitarse al desnudarse) y a otros con muchísima menos facilidad o no les ocurre casi nunca. Sea cual sea tu caso esto no te hace ni mas macho ni menos macho, no te hace ni más “hombre civilizado y humano” o mas “salvajemente animalesco”, no te convierte en mas "depravado sexual" por excitarse fácilmente con el desnudo o " mas santo y menos pecador" si no te excitas fácilmente con frecuencia y facilidad al desnudarte, simplemente se trata que todos los hombres somos todos distintos unos a otros y no tienes que pensar que eres “anormal” porque tu cuerpo reacciona con una intensidad diferente a la del resto.


Parte de la maduración de nosotros los hombres consiste en reconocer el cómo se comporta y reacción nuestro cuerpo y “hacernos amigos” de nuestro cuerpo sexualmente maduro pues viviremos para siempre con el, junto a sus sensaciones y/o reacciones.

Dicho de otra forma, podríamos vivir el resto de nuestros días sintiendo vergüenza y culpa de lo que siente nuestro cuerpo, o por el contrario podemos decidir aprender a “sentirlo” positivamente y disfrutar  SIN CULPAS NI MIEDOS de las distintas, agradables, intensas y gratificantes sensaciones que experimentamos a través de el gracias a nuestras hormonas. Intensisimas sensaciones que muchas veces llegan sin que nosotros las hubieramos buscado o inducido voluntariamente y que simplemente de repente llegan así nada mas, como "un regalo de la naturaleza" para que las reconoscamos y las disfrutemos en el minuto que llegaron, ya que esto forma parte de lo que significa ser ya un hombre-hombre (con un cuerpo de hombre) y ya no mas un niño.

ZUNGUEROS CHILENOS.  Papa junto a sus hijos en las edades de Latencia y Adolescencia (Varón Joven), los tres vistiendo zungas tipo bóxer en Brasil. Cuando los hijos se crían en ambientes donde todos los varones y particularmente la figura paterna cultivan una sana naturalidad con respecto al cuerpo, entonces los jóvenes en su adolescencia vivirán un proceso menos vergonzoso y  más temprano que tarden volverán a sus saludables hábitos de desnudo masculino (en muchos casos nunca abandonaran esos hábitos).

 

ZUNGUEROS CHILENOS.  Padre e hijo Varón-Joven que no temen ni sienten vergüenza de usar zunga en la playa (Brasil) y que, muy por el contrario, disfrutan mucho de estar semidesnudos en zunga nadando y al sol.

Cuando los hombres nos criamos en ambientes donde se educa a los varones sin conceptos culposos con respecto al sexo, el cuerpo y el desnudo, entonces a más temprana edad volveremos a disfrutar sanamente de nuestro cuerpo desnudo desde la pubertad en adelante.

 

ZUNGUEROS CHILENOS padre e hijo (Varón-Joven) ambos deportistas nadadores, que se sienten muy cómodos usando zunga.

Cuando los hombres nos criamos y nos desenvolvemos en ambientes donde se educa a los varones sin conceptos culposos con respecto al cuerpo y el desnudo (como ocurre en el saludable ambiente deportivo por ejemplo) entonces a más temprana edad volveremos los hombres a disfrutar sanamente de nuestro cuerpo desnudo desde la pubertad en adelante sin vergüenzas, trancas ni tabúes.

 

 

ZUNGUEROS CHILENOS.  Padre e hijo Varón-Joven que no temen ni sienten vergüenza de usar zunga en la piscina y que, muy por el contrario, disfrutan mucho de estar semidesnudos en zunga nadando y al sol.

Cuando los hombres nos criamos en ambientes donde se educa a los varones sin conceptos culposos con respecto al sexo, el cuerpo y el desnudo, entonces a más temprana edad volveremos a disfrutar sanamente de nuestro cuerpo desnudo desde la pubertad en adelante. Ya que si por ejemplo, nuestro propio padre que claramente es adulto disfruta en zunga sanamente  al aire libre, entonces nosotros mismos decodificamos a más temprana edad que las intensas sensaciones que provocan las hormonas en nuestro cuerpo no son sensaciones para avergonzarse ni tampoco para sentirse culpable, sino muy por el contrario son sensaciones para sentirlas y disfrutarlas……. ¡Como hombres que ya somos!.

 


Es importante entender que una sociedad se compone hombres y mujeres. De niños, jóvenes, adultos y ancianos, cada uno de nosotros viviendo una etapa diferente de nuestras vidas, algunos mas pudoroso otros más liberados.  Si desidieramos limitar (por ejemplo) las libertades de las personas mas desinhibidos estariamos coartando sus derechos a vivir plenamente cada etapa de su vida. Si nuestra reocupación son las etapas de pudor que estarían viviendo nuestros hijos o hijas con respecto al desnudo ajeno en una playa o piscina por ejemplo es entonces el momento de guiarlos sanamente en sus etapas.


Es completamente normal que en un país como Chile donde el zunga no es común una niñita a los 6 o 10 años se sienta “incomoda” o curiosa si un bañista al lado de ella usa zunga, ella está pasando por una etapa particular de su desarrollo, es en ese momento en que sus padres deben guiarla para que comprenda que en el desnudo o en los genitales (propios o ajenos) no hay nada malo “a per se” y que aquello solo le molestará por un tiempo hasta que crezca y se haga más grande.

ZUNGUERO CHILENO. Papá zunguero junto a su hija. Cuando las niñas crecen observando la desnudez masculina como algo normal, entonces ellas presentan menores posibilidades de arrastrar trancas sexuales durante su juventud y/o adultez.

 

ZUNGUERO CHILENO. Papá zunguero junto a su hija. Cuando las niñas crecen observando la desnudez masculina como algo normal, entonces ellas presentan menores posibilidades de arrastrar trancas sexuales durante su juventud y/o adultez.

 

 

ZUNGUERO CHILENO. Papá zunguero junto a su hija. Cuando las niñas crecen observando la desnudez masculina como algo normal, entonces ellas presentan menores posibilidades de arrastrar trancas sexuales durante su juventud y/o adultez.

 

ZUNGUERO CHILENO. Papá zunguero junto a su hija. Cuando las niñas crecen observando la desnudez masculina como algo normal, entonces ellas presentan menores posibilidades de arrastrar trancas sexuales durante su juventud y/o adultez.

 

 

ZUNGUERO CHILENO. Papá zunguero junto a su hija. Cuando las niñas crecen observando la desnudez masculina como algo normal, entonces ellas presentan menores posibilidades de arrastrar trancas sexuales durante su juventud y/o adultez.

 

ZUNGUERO CHILENO. Papá zunguero junto a su hija. Cuando las niñas crecen observando la desnudez masculina como algo normal, entonces ellas presentan menores posibilidades de arrastrar trancas sexuales durante su juventud y/o adultez.

 

 

ZUNGUERO CHILENO. Papá zunguero junto a su hija. Cuando las niñas crecen observando la desnudez masculina como algo normal, entonces ellas presentan menores posibilidades de arrastrar trancas sexuales durante su juventud y/o adultez.

 

Por el contrario si comenzamos a insultar o a agredir o a reprimir o hacer malos comentarios a un zunguero porque nuestros hijos están curiosos o incómodos con el cuerpo masculino pues precisamente les estamos educando o inculcando a nuestros hijos que en el cuerpo humano “hay algo malo” y aunque nuestra intención puede ser buena en el fondo lo único que estamos haciendo es traspasarle a nuestros hijos nuestras propias trancas sexuales no resueltas generando con ello que nuestros hijos desarrollen sus propias trancas sexuales que no les permitirán vivir felices y plenamente.

ZUNGUERO CHILENO. Devanir, Uno de nuestros más importantes colaboradores de nuestra web “Yo Uso Zunga” vivio gran parte de su infancia en Suecia donde la zunga se considera una prenda común y corriente. Durante un viaje a Chile en un verano de la década de los 90’s su padre fue increpado furiosamente por un bañista chileno en el Quisco ya que tanto Devanir como su padre usaban zunga y esto supuestamente podría “dañar” psicológicamente a la hija del bañista que los increpaba. Tal parece que era el mismo padre de la niña quien estaba traumando a su hija al exaltarse ante un zunga y dejar de manifiesto todas su trancas y junto con ello transmitírselas a su hija, ya que su propio padre la sindicó a ella como “la victima del conflicto”.

Hoy Devanir es ya un hombre mayor de edad, casado y padre de una hermosa niñita que crece saludablemente según sus etapas de la vida. Devanir por cierto continuó usando sus zungas hasta el día de hoy junto a su familia.

Si quieres ver la nota de Devanir has click AQUÍ.

 

En décadas anteriores (70’s y 80’s) era MUY COMUN en Chile, e incluso se consideraba normal y saludable que un hombre chileno se quitara la camiseta en un día de intenso calor. Sin embargo en las últimas décadas, desde los 90’s en adelante, el hombre chileno a empezado a ocultar su cuerpo provocando que muchas mujeres NO acostumbradas a ver hombres semidesnudos actúen entonces infantilmente ante un hombre semidesnudo. En muchos casos esa actitud de molestia, ridiculización e incluso intimidar a un hombre que está semidesnudo obedece a “trastornos fálicos” (trastornos arrastrados desde la niñez por las mujeres). Lastimosamente muchas mujeres chilenas consideran que la animadversión hacia el cuerpo masculino es “normal” ya que tristemente un enorme porcentaje de las mujeres chilenas tambien sufre en algún grado u otro de trastornos fálicos.

Un cuadro típico de un grupo de amigos chilenos durante la década de los 80’s compartiendo unas cervezas en algún boliche del país. Como es fácil ver dos de ellos se han descamisado tranquilamente como era común y normal hace años atrás en nuestro país y nadie se escandalizaba ante la presencia de hombres comunes y corrientes sin camiseta en lugares públicos durante los días de calor.


ZUNGUERO CHILENO. Un ciclista chileno utiliza como pantalón corto un zunga tipo bóxer. El intenso calor del día lo invita a descamisarse para estar más fresco en la vía pública hasta que es captado en video por un grupo de mujeres que deciden grabarlo y subirlo a internet para mofarse de él. Cuando las mujeres actúan infantilmente, o se impresionan, o se sienten “agredidas” al ver un cuerpo masculino esto es una clara señal de sufrir en algún grado de “trastorno fálico”.

 

 

Recuerda NO hay nada malo en que los niños, ya sea tus propios hijos o los hijos de otros te vean semidesnudo en zunga, de hecho que los niños vean a señoras en bikini en la playa se considera algo anodino únicamente por un tema de costumbre social. Pero es importante también que tú mismo internalices en tu mente que en el desnudo y en tu cuerpo (sobre todo en tus genitales) no hay nada de malo. Si tú mismo no superas tus propias “trancas freudianas” difícilmente podrás guiar sanamente a tus hijos para que ellos vivan una relación con su propio cuerpo (y el ajeno) de manera sana, plena y por sobre todo feliz.

 

 


…Dudas?, sugerencias?, consultas?, aportes? ....Contáctate con nosotros al e-mail     yousozunga@gmail.com