Zungafobia: Una enfermedad social implantada.

01.06.2013 20:54

¿Existe la zungafobia? Algo así como una enfermedad psicológico/traumática que genere crisis de pánico capaz de inmovilizar a una persona al punto de dejarla al borde del desmayo, los vómitos  o las convulsiones por el solo hecho de ver un hombre en zunga?. Y si de verdad existe ¿A qué se debe esta pandemia? , ¿Acaso existe un hombre en zunga que entra de noche a las casas de los chilenos, les pega y se los rapta o se los come como lo haría el cuco o el viejo del saco?. Y si este monstruo del zunga de verdad es real ¿Por qué en la ley Hinzpetter no existe ningún inciso que condene con presidio mayor en su grado máximo y sin beneficios carcelarios a cualquier chileno que cometa la osadía de vestir un zunga durante el verano en Reñaca?

 

 

Los orígenes históricos de la zungafobia en Chile.

Realmente es difícil decir a ciencia cierta cuándo se origino la fobia al zunga en nuestro país, muchas personas jóvenes nacidas durante o después de la década de los 90´s quizás piensen que el odio al zunga en nuestro país es un hecho histórico de larga data ignorando que es esta fobia es algo completamente reciente. Sin embargo este hecho anecdótico/histórico nos puede dar las primeras luces del porque se genera tanto histriónico escándalo ante la aparición de un macho chileno en zunga en la playa.

Ya en el año 1914 y como acto de rebeldía a los trajes de baño de “cuerpo entero” introducidos en la “Era Victoriana” el bañista varón ya había comenzado a improvisar distintos “calzoncillos de baño” de manera artesanal,  ya en la década del 30 aquella reducida prenda masculina ni siquiera se  llamaba zunga pues simplemente ya no existía otro tipo de traje de baño para hombre.

Zunga vintage

 

Entre 1914 y a mediados de los 80’s  el traje de baño de hombre no sufrió grandes variaciones salvo la aparición de las fibras sintéticas. Durante estos años el cuerpo semidesnudo del hombre no sufría objeción alguna en playas ni piscinas y el “taparrabo de baño” era una prenda socialmente aceptada que no generaba ningún tipo de escándalos ni objeciones. Muy por el contrario, la semidesnudez masculina se consideraba saludable, el tomar baños de sol y nadar era privativo de los meses de verano y había que aprovecharlo al máximo.

ZUNGUEROS CHILENOS: Grupo de chilenos en traje de baño en los años 50's, entre ellos el desaparecido cantautor y artista nacional Víctor Jara.

 

 

 

Y entonces ¿Por qué nació la zungafobia?

A mediados de los 80’s irrumpe el short de baño, un short de fibra sintética que permitía la ventaja de poder ser usado para nadar pero también para vestirlo en la calle camino a la playa o de regreso a casa. La practicidad de esta prenda genero que paulatinamente mas chilenos la usaran relegando el zunga lentamente a las actividades deportivas de competición, y claramente en los 80’s eran muy pocos los privilegiados que podían darse el gusto de practicar natación en alguna de las escasas piscinas temperadas de la capital.

 

Short de baño estilo "Ochentero Adidas"

 Con el paso de los años el short se fue alargando cada vez más, ya que Chile comenzó a ser fuertemente influenciado por las modas impuestas por el retail que empezaba a imponer en las masas lo que debía y no debía vestir. Así fue como irrumpieron los shorts de baño deportivos “De marca extranjera” (Adidas, Nike, Reebook, etc.) luego de estilo Malibú (floreados más largos y anchos), hasta llegar al bermuda estilo Surfista de California, (porque era taquilla ser surfista gringo y vestir la marca Hang Ten). 

 

Vestir “fuera de moda” se convirtió entonces en un pecado social, fue en esta época en que apareció la figura de “La mina hueca”, un estereotipo de mujer adolecente arribista y superficial que dedicaba su tiempo a observar el comportamiento y hábitos de los demás en busca de alguna actitud o gusto “fuera de moda” para así confirmar su supuesto estatus social. Cada vez que lograban detectar alguna anomalía vociferan en tonos exagerados y mal intencionados frases como: “Mira la hueona chula que viste ese…(Inserte aquí una prenda de vestir pasada de moda)....”, “Mira el tipo ordinario usando aquel …(Inserte aquí otra prenda mas fuera de época)….”, etc, etc.

 

 Quien no se vistiera como dictaban las tendencias presuponía “ser tonto” o peor aun “ser pobre” lo que en cierta forma nos daba ya las primeras luces del arribismo y el consumismo que estaban empezando a aflorar en el país. Usar zunga entonces significaba  “no cachar lo que estaba de moda y lo que no estaba de moda”, significaba también “no ser taquillero” y fue así como a fines de lo 90’s ver un zunga en las playas de Chile era simplemente imposible.

 

 

 

El Empoderamiento Femenino.

Mientras el traje de baño masculino comenzaba a alargarse cada vez más, llegando prácticamente a los tobillos, el traje de baño femenino comenzaba a achicarse. Fue así como la mujer Chilena pasó paulatinamente desde los ochentas del clásico traje de baño de una pieza al colaless en el 2000. El mundo estaba cambiando y Chile no se quedaría atrás, el empoderamiento de la mujer sobre su vida era ya una realidad, algo que el retail y el mercado no podía desaprovechar ante este potente nicho de mercado utilizando técnicas de adulación a la vanidad de la mujer para generar ventas (“Una mamá inteligente es una mamá Clorinda”). Es así como las técnicas de venta de productos para la mujer en la actualidad transmiten a grandes rasgos el siguiente mensaje: “Mujer, tu eres inteligente no como los hombres que no compran este producto. Pero, si tu lo compras demostraras ser más inteligente que ellos”.

 

El empoderamiento femenino entonces comenzó a desvirtuarse, ya no se trataba de mujeres tomando sus propias decisiones, si no de mujeres buscando generar un sometimiento del hombre a través de una “castración social” empecinándose en dominar y tomar incluso las decisiones que corresponden exclusivamente al hombre sobre si mismo, como por ejemplo escoger su propia vestimenta.

 

Es así como un cómodo zunga por ejemplo, significa para muchas féminas que el hombre “escapa de su control femenino” lo cual muchas mujeres consideran una agresión “machista”.

 

Mujer con empoderamiento mal entendido.

 

El tabú del cuerpo masculino.

La escalada de sobrevestimentas innecesarias para los hombres que inicio a partir de mediados de los 80’s comenzó a convertir el cuerpo masculino en tabú, sobre todo para las nuevas generaciones que crecieron sin ver nunca un cuerpo de hombre al desnudo o semidesnudo. Esto provocó que “las redondeces femeninas” se consideraran anodinas y aceptables (senos, glúteos y caderas) mientras que “las redondeces masculinas” (comúnmente conocidas como “el paquete”) sean consideradas completamente inapropiadas. El cuerpo masculino entonces se convirtió en algo morboso.

 

 Debido a que este morbo del cuerpo masculino es relativamente reciente (25 años más o menos) es muy probable que un adolecente jamás tenga la valentía de usar un slip de baño y sin embargo es más fácil ver en la playa un “viejo en zunga. Pero también el nuevo morbo nos permite plantearnos la siguiente pregunta: Cuando una mujer se escandaliza fácilmente al ver un hombre en zunga ¿Se escandaliza por encontrarlo una irreverente “desubicación masculina” o simplemente su enojo es producto de no querer reconocer una curiosidad sexual provocada ante el inesperado estimulo visual de aquel hombre con sus redondeces marcadas por el traje de baño?

 

 

El hombre “Yo en zunga ¡JAMAS!”

Me llaman la atención aquellos hombres que esgrimen un nervioso discurso defensivo cuando se les pregunta por la palabra zunga, casi como si les estuvieran preguntando si acaso es gay poniendo en duda su virilidad o como si se les preguntara delante de su madre o su señora esposa si alguna vez han tenido “sexo por pago”.

 

-“¡Yo jamás usaría zunga como se te ocurre!”- Una respuesta tan enérgica, visceral y negativa como queriendo entregar una suerte de proclamación o “manifiesto valorico” que me hace pensar que realmente lo pillamos chanchitos en su fantasía fetichista secreta. Si no es así, entonces ¿Por qué tanto enojo ante una simple pregunta?

 

-“¡Yo una vez usé uno pero no me gustó!, ¡Me obligaron!” – Algo así como decir “Una pura vez nomas fume marihuana pero fue hace muchos años, no me gustó y no lo hice nunca más y ahora soy bueno y sano como le gusta a mi abuelita”.

 

Una respuesta similar sobre el zunga dio el futbolista de Colo-Colo Luis Mena en una entrevista a terra.cl. El cabro parresia estar más preocupado y nervioso de lo que pudiera pensar su mamá si veía la entrevista.  http://terratv.terra.cl/default.aspx?cid=147426

 

¿QUEEE!!!?.... Dijiste acaso la palabra ZUNGA???!!!

 

 

El zunga de maleta.

Si señores, el cada vez mas famoso zunga de maleta. Ese traje de baño que nunca queda guardado en la cajonera de los calzoncillos o los calcetines, sino que queda escondido como secreto en una maleta al regreso de un viaje al extranjero.

 

Cada vez el chileno viaja más al extranjero, y aunque muchos seudointelectuales suelen decir que quieren conocer Europa, cuando se da realmente la posibilidad de viajar curiosamente lo hacen a destinos tropicales como Miami, Cancún, Brasil, Playa del Carmen, etc. Y es ahí, en medio del calor tropical y la protección del anonimato, y sin sentir el temor a ser vistos por el vecino, el compañero de oficina, la esposa o la suegra, compran entonces el zunga más tropical que siempre soñaron vestir.

 

Paralelamente, las mujeres que viajan a destinos donde el zunga es de uso común, ellas comienzan a observar expectantes a los hombres en zunga saciando su morbo hasta que les llega a parecer normal. Sin embargo, al volver a Chile y al enfrentarse a un zunguero en Reñaca por ejemplo, interpretarán nuevamente el rol de la mujer asqueada hasta las amígdalas de ver tan bizarro y desagradable acontecimiento.

Comercial de LAN que muestra a un chileno que sueña con usar zunga en Brasil.

 

La Desnudez como símbolo de vulnerabilidad e indefensión.

Una de las imágenes más desgarradoras en el inconsciente colectivo corresponde a los cientos de cuerpos desnudos sin vida de judíos esparcidos en los campos de concentración nazi durante el holocausto. De una forma u otra el desnudo simboliza una indefensión, desnudar a los prisioneros de guerra genera una respuesta psicológica de sometimiento al prisionero además de despertar y exacerbar los dormidos instintos déspotas del captor.

Prisioneros de guerra desnudados para humillarlos.

 

Guardando las proporciones, algo similar ocurre en las playas cuando un hombre se presenta en zunga, es decir con menos ropa que el promedio de los demás bañistas.

 

Para el bañista en zunga no es un gran problema estar con menos ropa que los demás ya que él se ha desnudado voluntariamente y está muy a gusto disfrutando de  la comodidad del traje de baño perfecto. Sin embargo para la impactada audiencia el ver un hombre más desnudo que los demás estimula al déspota dormido que se lleva dentro. Se sentirán en una situación de ventaja junto al resto de la masa que está más vestida, los comentarios mal intencionados acerca del físico o de la moral del zunguero se convertirán en parte del cuchicheo mal intencionado del grupo de contertulios y sin embargo sentirán que la presencia de un hombre en zunga es una provocación al ego. (- “¿Que te crees TÚ al presentarte frente a MI,  y verme de igual a igual sin siquiera avergonzarte de estar desnudo frente a mi?” )

 

 

En resumen, la zungafobia NO existe. Ninguna persona convulsionará hasta la muerte por ver a un bañista en zunga.  La zungafobia no es más que un cumulo de expresiones histriónicas exageradas con el fin de mantener el control y la posición de superioridad mancomunada frente a un hombre que viste un traje de baño distinto al resto. Un hombre en zunga, en cierta forma, desafía las conductas adoptadas por la mayoría, conductas que esta mayoría suscribió en un consenso tácito para demostrar que se es una persona socialmente normal, funcional y “apta” para ser aceptado por la masa. Y ante tal esfuerzo de auto reprimirse para ser aceptado por la masa, que aparezca un hombre libre en zunga genera envidias, la envidia de ver a alguien feliz sin haber tenido que hipotecar su libertad de elegir lo que le hace sentir más cómodo sin importarle el “qué dirán”.

 


…Dudas?, sugerencias?, consultas?, aportes? ....Contáctate con nosotros al e-mail     yousozunga@gmail.com